Piramidal y dolor irradiado

Piramidal y dolor irradiado
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:3 comentarios

Piramidal y dolor irradiado forman una de las causas de mayor consulta. Aunque cualquier músculo, no solo el que nos ocupa ahora, puede producir esa sensación de dolor irradiado o de hormigueo en brazos, piernas, cuello, etc.

El piramidal es un músculo que encontramos profundamente en la región glútea. Su origen está en el sacro y su inserción en el fémur. Es un importante rotador externo de cadera, aunque también participa en su extensión y su abducción.

Puede verse afectado por: uso de calzado inadecuado, correr en superficies duras o de terreno irregular, mal calentamiento y estiramiento, incorrecta pisada a la hora de empezar a correr, malos hábitos a la hora de sentarse (como cruzarse de piernas), forma de caminar inadecuada, etc.

piramidal corredor

Cuando no se encuentra en buen estado lo más frecuente es sentir un dolor profundo en la zona media de los glúteos, sensación que se incrementa al palpar la zona. También guarda mucha relación con las molestias en la zona lumbar, otro gran motivo de consulta.

Dolor irradiado

Un cosquilleo que te baja por la pierna, una mano que se queda dormida, ese dolor de cabeza persistente, son sensaciones que seguramente habrás sufrido alguna vez y que pueden deberse a la tensión excesiva que está sufriendo algún músculo. El origen del «dolor irradiado» puede ser:

  • Punto gatillo: aparición de puntos de gran sensibilidad en bandas tensas dentro de un músculo. Cuando presionamos dicho punto reproducimos esa sensación de dolor irradiado, cuyo origen es miofascial (tejido conectivo que cubre cada músculo de tu cuerpo).
  • Atrapamiento nervioso: un músculo contracturado acaba produciendo el atrapamiento de algún nervio cercano, produciéndose esa sensación de hormigueo o adormecimiento.

Piramidal y dolor irradiado

En el caso del piramidal nos podemos encontrar con los dos casos citados anteriormente. Si se origina un punto gatillo pueden sentirse molestias tanto en su inserción en el sacro como en el fémur, pudiendo llegar a irradiar por la parte posterior del muslo hasta la rodilla.

piramidal y dolor irradiado

Pero también puede producirse el atrapamiento del nervio ciático y que el dolor irradie igualmente por el muslo, pudiendo llegar hasta el pie en casos muy severos. Este segundo caso es más conocido como Síndrome del piramidal o falsa ciática (ya que no hay que confundir nunca con la ciática, cuyo origen se encuentra en la zona lumbar).

Piramidal y yoga

Puedes estirar correctamente tu piramidal con la postura de la foto, Sucirandhrasana. Tu sacro ha de mantenerse lo más pegado posible a la tierra. Si no llegas a agarrate de la tibia, prueba con la parte posterior de tu muslo. Intenta que tu cabeza descanse sobre el suelo. Atrae hacia tu pecho la pierna que tienes agarrada para sentir el estiramiento en el piramidal del otro lado. Para intensificarlo, aleja de ti la pierna que tienes cruzada sobre la otra.

estiramiento piramidal yoga

Si sufres frecuentemente dolores en la zona lumbar, realiza este estiramiento de piramidal junto con el de psoas que te cuento en esta entrada del blog; ya que son dos músculos que repercuten mucho en esa región de tu cuerpo.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Carmen

    Ese estiramiento lo suelo hacer después de todos los entrenamientos y la verdad que ne relaja mucho toda esa zona

    1. Oscar Losada

      Muy bien hecho Carmen!! Es un estiramiento fundamental después de todo entrenamiento.

Deja una respuesta